21 may. 2009

Criminalización de la Protesta en el Noreste del pais

Hay un refrán popular que dice, “Dios está en todas partes pero atiende en Buenos Aires”. En efecto, la Argentina suele pensarse –muy a pesar del interior- desde Buenos Aires, con las tapas de los diarios de los grandes medios masivos de comunicación de la ciudad de Buenos Aires. Lo que no pasa en Buenos Aires no se ve, lo que no sale en aquellos diarios no existe. Hay una tendencia a invisibilizar los conflictos sociales en general, pero sobre todo a los conflictos sociales que tienen lugar en las provincias del interior. Pasó en el 2001. Tuvo que estallar Buenos Aires, para que los porteños se dieran cuenta que el interior se estaba incendiando hacía bastante tiempo. Hasta que no estalló Buenos Aires, el interior permaneció desconocido, detrás del telón. Y lo mismo está pasando ahora, salvando las distancias. En estos días nos han llamado colegas docentes y periodistas de la Radio Universidad de Misiones (Marina Casales y Alicia Rivas) para ponernos al tanto de lo que está sucediendo en el Noreste del país, para enterarnos de la respuesta que los estados locales (funcionarios, fiscales y magistrados) están dedicando a la protesta social. No sólo en Misiones, sino también en Corrientes y Formosa.

Como decimos en el Manual, la protesta social habla de un malestar institucional: la incapacidad de las instituciones para canalizar y procesar las demandas sociales. Pero también nos informa de una crisis del sistema político tradicional: la incapacidad de los partidos para agregar los problemas y los intereses de los distintos sectores de la sociedad. La Protesta Social nos está diciendo de las materias pendientes de los gobiernos de turno, de las discusiones inconclusas, de los teléfonos que no se levantan, de las audiencias que se cancelan. Pero también, la forma que asume la protesta, los medios que escogen los protagonistas para manifestarse, nos habla de la precariedad en la que se encuentran los sectores que protestan. Trabajadores precarizados, sin protección estatal y en muchos casos sin protección sindical. Una vez más este es el contexto institucional que les toca hacer frente a distintas organizaciones en el Noroeste del país.



Vaya por caso, en Misiones, la judicialización contra los militantes sociales tareferos (trabajadores de la yerba mate) de Montecarlo que estaban reclamando medidas especiales del gobierno en el marco de una emergencia alimentaria y la detención por parte de la gendarmería del dirigente del Movimiento Social Misionero y secretario de la CTA, el docente, Rubén Ortiz. Allí la justicia federal, una vez más, ordenó el procesamiento por “instigación al corte de ruta en concurso real.” Vaya por caso también los desalojos forzosos con topadoras custodiadas por la Gendarmería de EBY (Entidad Binacional Yaciretá), en las localidades de El Brete, Oleros, Santa Rosa, que, con el pretexto de resguardarlos de futuras inundaciones, corren del lugar a más de 30 mil familias para reubicarlas fuera de las ciudades, es decir, despojándolos de su fuentes de trabajo, donde no llega un sistema de transporte, donde no hay escuelas ni salas sanitarias.

También el procesamiento de siete docentes de la Escuela 694 y de los padres de los alumnos autoconvocados de Puerto Iguazú; el procesamiento de los trabajadores tabacaleros de Alem. En Formosa, las dos muertes tras la represión de la gendarmería de un piquete wichi en la ruta 81 a la altura de Las Lomitas para evitar los desalojos compulsivos de esas comunidades. O en corrientes, los sumarios dispuestos por el Ministro de Educación de esa provincia contra docentes y trabajadores sociales que ocuparon las instalaciones de un Instituto para protestar contra medidas arbitrarias del gobierno.

En fin, salimos al aire para compartir nuestra visión sobre el tema, contar el Proyecto “El derecho a tener derechos” y mandamos material para las organizaciones. A lo mejor, en breve, estaremos por allá apoyando desde nuestro lugar la lucha abierta por distintos sectores de la sociedad de Misiones.

Esteban Rodríguez



No hay comentarios: