8 dic. 2012

Campaña Nacional contra la violencia institucional


El pasado mes de noviembre se realizó un encuentro con más de trescientos promotores de la Campaña Nacional contra la violencia Institucional en el Espacio Memoria y Derechos Humanos (Ex Esma) bajo el lema “un verano sin violencia”. La Campaña, impulsada por el Diputado Nacional Leonardo Grosso del Movimiento Evita, es una iniciativa de promoción y protección de derechos que reúne a varios actores sociales y estatales a nivel nacional.



El equipo del proyecto de extensión universitaria "El derecho a tener derechos" junto al CIAJ (Colectivo de Investigación y Acción Jurídica) coordinaron la instancia de capacitación de una jornada que contó con la presencia de la Secretaría de Derechos Humanos de Nación, el CELS e HIJOS. Se presentó la experiencia radicada en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social desde el 2006, además se entregaron trescientos Cuadernos de derechos y estrategias frente a la violencia policial e se realizaron cuatro talleres para los y las referentes promotoras pertenecientes a varias organizaciones sociales y políticas que tienen trabajo territorial en CABA y en el Conurbano bonaerense.

Cabe resaltar que la Campaña contra la violencia institucional viene utilizando el Manual El derecho a tener derechos realizado por el programa universitario y el CIAJ en el 2008 y 2009 respectivamente. Y en esta oportunidad, se brindó una capacitación para promotores y al mismo tiempo, se decidió participar activamente en la Campaña Nacional con el objetivo de aportar los siete años de experiencia del Derecho a tener derechos.

En cuanto a la Jornada, en un primer momento se realizó un plenario donde se identificaron los conflictos e instancias donde los compañeros y compañeras tienen que medirse con la policía. Luego de la identificación de conflictos se dividieron en cuatro comisiones donde trabajaron diferentes aspectos que hacen a la violencia policial y su abordaje. Una de las comisiones trabajó a partir de un juego con las distintas prácticas policiales que se dan todos los días en la calle y las distintas variantes que adquieren estas prácticas. Otro grupo trabajo el olfato social como mecanismo que estigmatiza a determinados grupos sociales y habilita las prácticas abusivas, discriminatorias y violentas por parte de la institución policial. El tercer grupo trabajo los usos del Cuaderno de Derechos y estrategias frente a la violencia policial a partir de distintas situaciones conflictivas con la policía y la forma de abordarlas en el barrio a partir de instancias de formación, capacitación y comunicación. Y el cuarto grupo trabajó específicamente qué hacer desde las organizaciones ante situaciones de violencia policial buscando respuestas en instancias de abordaje político, judicial y comunicacional.

Gabriel Appella en el plenario inicial
Luego del trabajo en comisiones se volvió a realizar un plenario donde se puso en contexto a la violencia policial en el marco de conflictividades sociales que orbitan y ayudan a las instancias de conflicto con la policía. 

Esteban Rodríguez, Agustina Feijoo y Valeria Kohan en uno de los talleres

Martín Massa coordinando el taller de olfato social

El taller de usos del Cuaderno 

Franco Pedersoli en el taller sobre qué hacer frente a la violencia policial

De la apertura participaron el Diputado Leonardo Grosso acompañado por representantes de la Secretaría de Derechos Humanos de Nación, HIJOS y el CELS. Y durante el cierre se realizó una explicación de cómo van a funcionar las asesorías legales en el marco de la campaña nacional. 

La Apertura



13 jun. 2012

El derecho a tener derechos en Neuquén


El proyecto de extensión participó de las X Jornadas Nacionales de Extensión en la sede de la Universidad Nacional del Comahue en Neuquén. 



El jueves 7 de junio, durante las mesas de exposición de trabajos, nuestro representante compartió la experiencia de extensión de "El derecho a tener derechos" con distintos proyectos de diversas universidades del país, y presentó el “Cuaderno N° 1 de Formación y Acción Colectiva - Derechos y Estrategias frente a la Violencia Policial”.

El viernes 8 participó de las mesas de trabajo donde se discutió el lugar de la extensión y su fuerza política, la responsabilidad de las universidades públicas respecto de esta tarea, así como la necesidad de modificar las estructuras institucionales para jerarquizar efectivamente a la extensión.
Encuentro con organizaciones

Durante el sábado 9 el representante del equipo de "El derecho a tener derechos" realizó una visita a la fábrica recuperada de cerámicos FASINPAT (ex Zanón) para conocer la experiencia de los compañeros y dejarles Manuales de DDHH para organizaciones sociales y Cuadernos de Derechos y Estrategias frente a la Violencia Policial para que sean utilizados en el Bachillerato para adultos que funciona en la fábrica.
Con Reynaldo Gimenez de la ex Zanón

Además se realizó una reunión con representantes  del Observatorio de DDHH de la ciudad de Gral. Roca en Río Negro y con la Lonco de la comunidad Mapuche Elel Quimún para hacerles entrega del Cuaderno e interiorizarse de las problemáticas vinculadas a violencia policial que las organizaciones tienen en esa región. También se participó de entrevistas en distintos medios locales contando la experiencia, entre ellos en la radio Antena Libre, perteneciente a la Universidad Nacional del Comahue.


28 mar. 2012

CONVOCATORIA A ESTUDIANTES

Convocamos a estudiantes a participar del Proyecto de extensión El Derecho a tener derechos

En el 2012 se desarrollarán actividades sobre comunicación, derechos y estrategias frente a la violencia policial con organizaciones de la sociedad civil.

La convocatoria está abierta hasta el 27 de abril Quienes quieran participar deberán inscribirse enviando un e-mail a derechoatenerderechos.laplata@gmail.com


¿Cómo trabajamos hasta ahora y que vamos a hacer en 2012?
“El derecho a tener derechos” es una experiencia de extensión universitaria en capacitación
y promoción de derechos humanos y comunicación comunitaria destinada a referentes de
organizaciones sociales que agregan intereses de los sectores desaventajados de barrios
pobres. Una experiencia que ha sido acreditada y subsidiada por la UNLP desde el 2005. Su
objetivo es atender problemáticas vinculadas al ejercicio de la ciudadanía a partir del
fortalecimiento de los recursos humanos de las organizaciones territoriales. Pero también
pretende articular la Universidad y los sectores populares, mediante la transferencia y
construcción colectiva de conocimientos por medio de estrategias de jurídicas, comunicación
y educación popular.
En los primeros años se buscó contener demandas concretas a través de la realización de
más de cincuenta talleres y jornadas de capacitación vinculadas al derecho a la ciudad, el
derecho a la protesta, el derecho a la salud, los derechos frente a la violencia policial y el
derecho a la comunicación e información. Al mismo tiempo se elaboraron diversos productos
comunicacionales, entre ellos, el documental “Marche preso. La criminalización de la protesta
social” (2008), el “Derecho a tener derechos. Manual de Derechos Humanos para
Organizaciones Sociales (dos ediciones: 2008 y 2009)”, el mural “Esto no es una Gorra”
(2011) y la reciente publicación del Cuaderno de formación y acción colectiva Derechos y
estrategias frente la violencia policial (2011), todo ello con el fin de que los ciudadanos y
organizaciones de la sociedad civil cuenten con herramientas jurídicas, comunicacionales y
pedagógicas necesarias que acompañen el empoderamiento de las organizaciones y
contribuyan a plantear y solucionar problemas concretos que afectan la calidad de vida de los
miembros de la comunidad.

En esta oportunidad pretendemos avanzar y profundizar la experiencia. Para ello nos
proponemos dos grandes líneas de acción que dialogan entre sí:
- Ensayar una prueba piloto: creación de Veedurías Barriales de Derechos Humanos contra
la violencia policial. Se proponen generar estrategias de organización (rutinas militantes) que
puedan, por un lado, poner en crisis las prácticas institucionales abusivas, discriminatorias y
brutales (rutinas institucionales) y, por el otro, desandar los procesos de estigmatización
social y el imaginario social que lo sostiene (rutinas sociales) que crean las condiciones de
posibilidad para que la policía intervenga de esa manera en el barrio (aportándole consenso y
legitimidad).
- A su vez, generar estrategias comunicacionales y pedagógicas acompañando a las
organizaciones en las tareas de difusión, capacitación y promoción de derechos humanos en
el barrio.